Patatas violetas con alioli de jengibre

Hoy quiero hablaros de una variedad muy original de patata. Se conoce popularmente como patata violeta pero su nombre real es variedad Vitelotte o Négresse. Son realmente preciosas. Su forma es alargada o redondeada, y generalmente son de pequeño tamaño. Por fuera son casi negras o grisáceas pero cuando las pelas y las cortas te sorprende ese color morado intenso (recuerda al color de la remolacha) y, a veces, con toques blancos. Su sabor es muy similar al de una patata tradicional, sin embargo, tiene unos toques de suavidad y dulzor muy característicos. Su uso es el mismo que le daríamos a cualquier patata, así que nosotros hemos querido hacerlas fritas en daditos para que contrastara con el blanco del alioli.

 

Sus propiedades superan a las patatas comunes y, su precio, como os podréis imaginar, es superior al de las patatas comunes, rondando los 4€ el kilo. Ya hay muchos comercios que las venden (como Carrefour o Lidl) y también en mercados de abastos o tiendas gourmet especializadas.

En mi opinión, es interesante comprarlas de vez en cuando para hacer algún plato pintón y bonito y probar cosas diferentes, pero por supuesto, seguiremos usando de forma habitual las patatas comunes que tienen un precio mucho más asequible.

Patatas violetas con alioli de jengibre
Vistosas patatas violetas acompañadas con salsa alioli de jengibre, un entrante perfecto para lucir nuestra mesa.
Autor:
Cocina: Moderna
Tipo de receta: Aperitivos
Raciones: 4
Tiempo de preparación: 
Tiempo de cocinado: 
Tiempo total: 
Ingredientes
  • 500 g de patatas violetas
  • aceite de oliva para freír las patatas
  • 3 cm de jengibre pelado
  • 1 diente de ajo
  • 1 huevo
  • 1 pellizco de pimienta
  • ½ cucharadita de sal
  • unas gotas de zumo de limón
  • 200 g de aceite de oliva muy suave y/o girasol (podemos poner mitad de uno y mitad de otro)
  • unas hojitas de cebollino picado
  • 1 cucharada rasa de mostaza suave
Preparación
Patatas moradas:
  1. Pelamos las patatas y las cortamos en dados no muy grandes.
  2. Calentamos una sartén con abundante aceite y las freimos a fuego suave al principio (unos 10 minutos) y después subimos el fuego para que se pongan crujientes por el exterior (unos 10 minutos).
  3. Cuando las patatas esté listas, las retiramos a un papel absorbente y les echamos sal. Removemos bien y retiramos el papel. Servimos en una fuente.
Alioli de jengibre:
  1. Mientras se fríen las patatas preparamos el alioli: pesamos en un vaso o una jarrita en aceite y reservamos.
  2. Ponemos el ajo y el jengibre en el vaso y trituramos 6 segundos en velocidad 8. Bajamos los restos de tapa y paredes y repetimos la operación.
  3. Baja los restos de las paredes, añadimos el huevo, la sal y la pimienta y programa 6 segundos en velocidad 5.
  4. Programamos velocidad 4, sin tiempo, ponemos el cubilete sobre la tapadera, vertemos el aceite de la jarra sobre la tapa de la thermomix poco a poco (con el cubilete puesto). En menos de 3 minutos estará listo.
  5. Bajamos todo el alioli a las cuchillas del vaso y añadimos el limón, la mostaza y el cebollino. Mezclamos 10 segundos, velocidad 4.
  6. Retiramos a unos cuencos y servimos acompañando las patatas.
Información nutricional por ración
Calorías: 300

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Valora esta receta: