Tarta de whisky

Tarta de Whisky

Bonita, ¿verdad? Y buenísima, os lo aseguro. Si seguís esta receta os vais a encontrar con una tarta de whisky helada que no tiene nada que envidiar a las compradas.

Y es que hacerla en casa tiene varias ventajas. Una es que nos va a salir más barata y otra, que podremos hacerla teniendo en cuenta nuestros gustos y necesidades -por ejemplo, si uno de los comensales es intolerante a la lactosa podemos utilizar leche y nata sin lactosa-.

Con la cantidad de whisky que le he puesto yo queda suavecita. Si alguno la quiere un poco más potente siempre tiene la opción de poner un chorrito de whisky en la porción que se vaya a comer.

Si tenéis peques en casa, no podrán tomarla… Para ellos, recordad la que os enseñamos el otro día, la de petit suisse de chocolate, ¡seguro que les encanta!

Tarta de whisky
Os enseñamos a hacer una tarta de whisky que podéis adaptar a vuestras necesidades (se puede hacer sin lactosa) y que sorprenderá a los que la prueben.
Autor:
Tipo de receta: Postre
Tiempo de preparación: 
Tiempo de cocinado: 
Tiempo total: 
Ingredientes
  • 1 base de bizcocho genovés
-Para la crema:
  • 4 huevos
  • 100 g de azúcar
  • 80 g de leche y un poquito más para hidratar la gelatina
  • 3 hojas de gelatina neutra
  • 50 g de whisky
  • Unos cubitos de hielo para enfriar el vaso antes de montar la nata
  • 500 g de nata para montar
  • 50 g de azúcar glas
  • 1 pizca de sal
-Para el almíbar del bizcocho:
  • 100 g de azúcar
  • 250 g de agua
  • 30 g de whisky
-Para la cobertura:
  • 2 yemas
  • 1 huevo entero
  • 150 g de agua
  • 150 g de azúcar
  • 50 g de whisky
  • 2 hojas de gelatina
  • Un poco de agua fría para hidratar la gelatina
  • Azúcar moreno para espolvorear y luego quemar
Preparación
  1. Hacemos el bizcocho genovés siguiendo los pasos que podéis ver en esta receta. Con esa cantidad os saldrán dos bases, utilizad una para esta tarta y la otra, bien envuelta en papel film, podéis conservarla en el congelador para la próxima vez que hagáis una tarta. Yo he puesto la mitad de la masa en un molde desmoldable que me servirá para hacer toda la tarta de whisky. El resto (que he congelado), en otro molde.
  2. Mientras tenemos el bizcocho en el horno podemos ir preparando el almíbar. Ponemos los ingredientes del almíbar en el vaso (agua, azúcar y whisky) y programamos 10 minutos, 100º, velocidad 2. Cuando acabe el tiempo programado lo sacamos del vaso y lo reservamos.
  3. Dejamos enfriar, tanto el bizcocho como el almíbar. Cuando esté frío preparamos la crema.
  4. En un plato con un poco de leche fría ponemos las hojas de gelatina neutra para que se vaya hidratando.
  5. Ahora, con la mariposa en el vaso, ponemos la leche (80g), las yemas y los 100 g de azúcar. Programamos 5 minutos, 90º, velocidad 3½. Añadimos la gelatina bien escurrida y programamos 15 segundos, velocidad 2. Incorporamos el whisky y volvemos a programar, esta vez 6 segundos, velocidad 2. Sacamos del vaso y dejamos enfriar.
  6. Cuando la mezcla anterior se haya enfriado un poco, en el vaso limpio y sin mariposa, trituramos unos cubitos de hielo para que esté bien frío, tiramos el agua y secamos el vaso. Empezamos a montar la nata. Ponemos la mariposa en las cuchillas, ponemos la nata y la montamos en velocidad 3½ hasta que veáis que está bien montada (unos 3 minutos). Ponemos la nata en un recipiente grande y la mezclamos con 50 g de azúcar glas. Reservamos en la nevera.
  7. Lavamos y secamos bien el vaso y la mariposa porque vamos a montar las claras. Ponemos la mariposa en el vaso, las 4 claras y una pizca de sal. Las montamos durante 4 minutos en velocidad 3½. Sacamos a otro bol y reservamos.
  8. Ahora es el momento de mezclar el preparado inicial -ya frío- (yemas, leche, azúcar y whisky) con la nata y las claras. Para ello vamos incorporando todo al bol de la nata y mezclamos ayudándonos de la espátula con movimientos envolventes, hasta que todo quede integrado. Reservamos en la nevera.
  9. Ya con todo listo vamos a montar la tarta.
  10. Yo he utilizado el mismo molde en el que horneé la mitad de bizcocho genovés pero si habéis hecho una plancha con el bizcocho podéis cortarlo teniendo en cuenta vuestro molde desmoldable y colocarlo dentro, e incluso utilizar un aro grande de los que se utilizan para las tartas.
  11. El bizcocho, que estará dentro del molde, lo bañamos con el almíbar. Ahora ponemos encima nuestra mezcla y metemos todo al frigorífico donde estará unas 4 horas.
  12. Pasado ese tiempo hacemos la cobertura de la tarta.
  13. Ponemos la gelatina en agua fría para que se hidrate. Colocamos la mariposa en las cuchillas y los ingredientes de la cobertura -excepto la gelatina que tenemos en agua-. Programamos 5 minutos, 90º, velocidad 3½. Añadimos la gelatina bien escurrida y mezclamos unos segundos en velocidad 3. Dejamos templar esta preparación y se la ponemos por encima a nuestra tarta. Metemos de nuevo nuestra tarta a la nevera. Pasada 1 hora la sacamos, espolvoreamos azúcar moreno y la quemamos con un soplete.
  14. Metemos nuestra tarta al congelador donde estará un mínimo de 12 horas.
  15. Aproximadamente una hora antes de servir sacamos nuestra tarta del congelador y esperamos unos minutos para poder desmoldarla. Una vez desmoldada la metemos en la nevera.
Notas
Si no os la coméis toda podéis partirla en porciones y congelarla de nuevo -si ponéis entre cada porción un trocito de papel de horno en cualquier momento podréis disfrutar de una porción de vuestra deliciosa tarta de whisky casera-.
Información nutricional por ración
Calorías: 300

Equivalencias con TM21

Equivalencias Thermomix

Más información – Bizcochos de soletilla, Tarta sin horno de petit suisse de chocolate y cereales

Fuente – La cocina de Auro


Ascen Jiménez

Me llamo Ascen y soy Licenciada en Publicidad y Relaciones Públicas. Me gusta cocinar, la fotografía y disfrutar de mis cuatro peques. En diciembre de 2011 mi familia y yo nos trasladamos a Parma (Italia). Aquí sigo haciendo platos españoles pero también elaboro la comida típica de este país, en concreto de la región de Parma -los parmesanos presumen de ser la "food valley" y cuna gastronómica de Italia…-. Intentaré transmitiros esta cultura culinaria, por supuesto, siempre con nuestra Thermomix o con el Bimby, como dicen los italianos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Valora esta receta: