Inicia sesión o regístrate y disfruta ThermoRecetas

Albóndigas con salsa de zanahoria y guisantes

Estas albóndigas con salsa de zanahoria y guisantes están hechas al vapor y son tan jugosas que no te lo vas a creer. Una receta fácil, hecha con ingredientes sencillos para tu menú semanal.

En Thermorecetas somos fans de las albóndigas y no es de extrañar porque son una alternativa sencilla y que puedes combinar con infinidad de ingredientes.

Además, aunque lleven verduras, gustan tanto a grandes como a pequeños. Así que son ideales para que los peques de la casa se acostumbren a llevar una dieta variada.

¿Quieres saber más cosas de las albóndigas con salsa de zanahoria y guisantes?

La verdad es que esta receta no puede ser más sencilla y, a la vez, más resultona. Lleva ingredientes básico que nos transportan a las comidas de nuestras abuelas.

Una de las cosas buenas que tiene esta receta es que las albóndigas se hacen al vapor dentro del propio vaso. Y quedan estupendas, jugosas y con mucha menos grasa que las fritas.

Otra de las cosas buenas es que, como no se fríen, su preparación se simplifica muchísimo. Y lo mejor de todo es que a penas se mancha la cocina.

Además de estas ventajas, tiene otras como que son fáciles de combinar y las puedes servir con infinidad de cosas. Uno de mis acompañantes favoritos es el puré de patata, tan cremoso y delicioso que le va de maravilla a estas albóndigas.

Una de las cosas que has de saber a la hora de hacer albóndigas es que no es necesario que lleven leche. Los 30 gramos los puedes sustituir por caldo o por agua…sí, has leído bien…por agua. Con este pequeño gesto conseguimos unas albóndigas sin lactosa

Puedes hacerlas sin gluten siempre que utilices pan y harina aptos para celíacos e intolerantes al gluten.

Personalmente a las albóndigas me gusta darle un toque a la “vieja usanza” saltándome el paso  10. Para ello, cuando las retiro del cestillo, las pongo en una olla amplia y las riego con la salsa. Las dejo hervir unos minutos para que los sabores se mezclen y la salsa se espese ligeramente.

Puedes aprovechar el fin de semana para preparar estas albóndigas y guardarlas en la nevera para comer un día entre semana. Aguantan perfectamente hasta 4 días siempre que estén en un recipiente hermético, bien refrigerado y que no se haya roto la cadena de frío.

Otra opción es congelarlas. A mí me gusta hacerlo en recipientes de ración, así voy sacando según vamos necesitando. En el congelador se pueden conservar hasta 3 meses.

Más información – 9 recetas de albóndigas con salsas espectaculares / Receta básica: Puré de patata enriquecido

Adapta esta receta a tu modelo de Thermomix


Descubre otras recetas de: Carnes, Intolerantes a la lactosa, Menos de 1 hora

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.