Inicia sesión o regístrate y disfruta ThermoRecetas

Albóndigas con salsa de zanahoria y guisantes

Estas albóndigas con salsa de zanahoria y guisantes están hechas al vapor y son tan jugosas que no te lo vas a creer. Una receta fácil, hecha con ingredientes sencillos para tu menú semanal.

En Thermorecetas somos fans de las albóndigas y no es de extrañar porque son una alternativa sencilla y que puedes combinar con infinidad de ingredientes.

Además, aunque lleven verduras, gustan tanto a grandes como a pequeños. Así que son ideales para que los peques de la casa se acostumbren a llevar una dieta variada.

¿Quieres saber más cosas de las albóndigas con salsa de zanahoria y guisantes?

La verdad es que esta receta no puede ser más sencilla y, a la vez, más resultona. Lleva ingredientes básico que nos transportan a las comidas de nuestras abuelas.

Una de las cosas buenas que tiene esta receta es que las albóndigas se hacen al vapor dentro del propio vaso. Y quedan estupendas, jugosas y con mucha menos grasa que las fritas.

Otra de las cosas buenas es que, como no se fríen, su preparación se simplifica muchísimo. Y lo mejor de todo es que a penas se mancha la cocina.

Además de estas ventajas, tiene otras como que son fáciles de combinar y las puedes servir con infinidad de cosas. Uno de mis acompañantes favoritos es el puré de patata, tan cremoso y delicioso que le va de maravilla a estas albóndigas.

Una de las cosas que has de saber a la hora de hacer albóndigas es que no es necesario que lleven leche. Los 30 gramos los puedes sustituir por caldo o por agua…sí, has leído bien…por agua. Con este pequeño gesto conseguimos unas albóndigas sin lactosa

Puedes hacerlas sin gluten siempre que utilices pan y harina aptos para celíacos e intolerantes al gluten.

Personalmente a las albóndigas me gusta darle un toque a la «vieja usanza» saltándome el paso  10. Para ello, cuando las retiro del cestillo, las pongo en una olla amplia y las riego con la salsa. Las dejo hervir unos minutos para que los sabores se mezclen y la salsa se espese ligeramente.

Puedes aprovechar el fin de semana para preparar estas albóndigas y guardarlas en la nevera para comer un día entre semana. Aguantan perfectamente hasta 4 días siempre que estén en un recipiente hermético, bien refrigerado y que no se haya roto la cadena de frío.

Otra opción es congelarlas. A mí me gusta hacerlo en recipientes de ración, así voy sacando según vamos necesitando. En el congelador se pueden conservar hasta 3 meses.

Más información – 9 recetas de albóndigas con salsas espectaculares / Receta básica: Puré de patata enriquecido

Adapta esta receta a tu modelo de Thermomix


Descubre otras recetas de: Carnes, Intolerantes a la lactosa, Menos de 1 hora

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.