Inicia sesión o regístrate y disfruta ThermoRecetas

¿Cómo hacer la torrija perfecta?

Ya estamos inmersos en la Semana Santa y es … ¡tiempo de Torrijas! Es cierto que esta Semana Santa está siendo un poco diferente a las que estamos acostumbrados, pero lo que estamos viendo por todos los mensajes que nos estáis mandando es que, ahora que estamos confinados, todos estamos dedicándole más tiempo a la cocina. Y eso, sin duda, es algo maravilloso.

Así que con este artículo quería daros algunos consejos para que hagáis las mejores torrijas del mundo. Porque ya que vamos a invertir un buen tiempo preparando torrijas, que todo sea dicho, no es de las elaboraciones más rápidas que existen, tenemos que asegurarnos de que nos salen estupendas.

Sin prisa y con orden

Hacer unas 12-16 torrijas por lo menos nos llevará entre 1 hora o 1:30 hora. Es una preparación que lleva su tiempo, y eso en la cocina es fundamental: cocinar sin prisa. Porque si lo hacemos rápido y corriendo lo único que conseguiremos es que no nos queden bien y además agobiarnos y no disfrutarlo.

Cuando vamos a hacer recetas elaboradas y largas como esta mi consejo es que nos organicemos muy bien. Que separemos bien las diferentes fases que tiene la receta para que vayamos recogiendo cada fase después de haberla terminado (así no tendremos la cocina manga por hombro a los 10 minutos de haber empezado) y que utilicemos bien todo el espacio de nuestra cocina para que trabajemos lo más cómodos posible. Es mejor tardar 15 minutos más y cuando hayamos terminado tengamos la cocina casi casi recogida, que terminar las torrijas darnos la vuelta y ver la cocina como si hubiera pasado un huracán.

Torrija de sobao pasiego con helado de plátano

Grosor de las rebanadas de pan

Es importante que le demos más o menos el mismo grosor a las rebanadas. A mí personalmente me gustan de unos 3 cm de grosor. Y con esta indicación están hechos estos consejos.

¿Cuáles son las fases para preparar unas torrijas?

  • Fase 1 
    • La noche anterior debemos acordarnos de dejar el pan al aire para que se asiente y se más fácil cortarlo y trabajar con él.
  • Fase 2
    • Ponemos a calentar e infusionar la leche (y estos casi 10 minutos aprovechamos para preparar el resto de cosas)
    • Preparamos una bandeja de horno con una rejilla encima (donde irán escurriendo las torrijas una vez empapadas)
    • Cortamos las rebanadas de pan y las dejamos colocadas en un plato.
    • Preparamos una bandeja honda de tamaño medio donde nos quepan 4 rebanadas de pan aproximadamente
    • Preparamos un plato hondo con 2 huevos batidos para pasar las torrijas antes de freírlas.
    • Preparamos una sartén pequeña honda con aceite de girasol para freír las torrijas
    • Preparamos un plato con azúcar y canela para rebozar las torrijas cuando las hayamos frito
    • Preparamos una bandeja honda o tupper para colocar las torrijas una vez terminadas.
    • Preparamos los utensilios: un tenedor en el plato del huevo, un tenedor limpio, dos espumaderas (una para usarla con las torrijas remojadas en la leche y otra para freírlas).
    • Despejamos al máximo la cocina con cosas que no vayamos a utilizar ya (el cuchillo y la tabla de haber cortado el pan, la botella de aceite, las cáscaras de los huevos y la pila despejada de platos sucios)
    • Preparamos un poco de papel de cocina para ir limpiándonos las manos, un trapo de cocina y el delantal puesto.
  • Fase 3
    • Dejamos que la leche se temple un pelín.
    • Colocamos unas 4-5 rebanadas en la bandeja para remojar y echamos 1/3 de la leche.
    • Dejamos remojando 5 minutos por una cara. Le damos la vuelta y dejamos que se remoje otros 5 minutos por la otra cara.
    • Cuando estén bien remojadas con mucho cuidado las colocamos sobre la rejilla que teníamos preparara para que escurra el exceso de leche.
  • Fase 4
    • Con mucho cuidado la pasamos por el huevo y de ahí directamente la freímos a fuego medio dejando que se dore 1 minuto por cada lado. Yo las suelo hacer en tandas de 2.
  • Fase 5
    • Al sacarla del aceite la escurrimos bien y la ponemos directamente en el plato que teníamos con azúcar y canela. La rebozamos bien y la colocamos en la fuente que teníamos preparada.

Ahora la clave está en repetir la fase 3, 4 y 5 con tranquilidad para ir terminando todas nuestras torrijas. Yo las voy haciendo de 2 en 2. Os recomiendo apagar el fuego o bajarlo al mínimo cuando acabéis de freír una tanda hasta que llegue la siguiente para que no se “arrebate” el aceite y se nos quemen y no vayáis con la prisa de que tenéis el fuego encendido. Ni tampoco las manipulemos con prisa porque si no, se nos romperán.

 ¿Con qué infusionamos la leche?

Esta parte podéis personalizarla a vuestro gusto, pero los ingredientes más tradicionales son leche, canela, azúcar y cáscara de naranja y limón. También podéis aprovechar para echarle un chorrito de anis o de otro licor que os guste. Y si dejáis volar vuestra imaginación pues podéis aromatizar la leche con vainilla o cacao en polvo.

Remojado

Esta es la parte más importante para mí de la elaboración de las torrijas. Para que las torrijas nos queden completamente cremosas por dentro debemos sumergirlas durante al menos 5 minutos por cada lado y no tener prisa. Esto hará que la leche llegue al corazón de la rebanada y no se quede seca. Y para que se sumerjan bien tenemos que utilizar una bandeja honda que cubra al menos la mitad de cada torrija en cada remojado.

Fritura

Para freírlas es importante que utilicéis una sartén honda, como en cualquier fritura, para que estén bien sumergidas en aceite.

Sobre qué tipo de aceite pues este es el debate de siempre. Podéis usar girasol (que es más suave y más utilizado para freír repostería), pero también podéis usar aceite de oliva que aguanta muy bien las frituras y le aportará un sabor original. A vuestro gusto.

Lo que sí es importante es que si vais a hacer muchas torrijas de una vez, cambiéis el aceite cada 16 torrijas aproximadamente porque ya estará sucio y no os dará tan buen resultado.

Es importante que el aceite esté bien caliente cuando echemos la primera torrija, y después pongamos el fuego a intensidad media para que no se nos queme.

Podemos echar un trocito de cáscara de naranja en el aceite antes de empezar a freír la primera torrija para saber si está en la temperatura correcta. Sabremos que ha alcanzado la temperatura cuando la cáscara empiece a “chisporrotear”.

Terminación

Aquí lo tradicional es un preparado de azúcar y canela, que al terminar todas las torrijas e ir colocándolas unas encima de otras con el calor de la torrija y el reposo se irá formando un almíbar delicioso.

Pero hay infinidad de opciones para remojarlas: zumo de naranja natural, aguamiel, sirope aromatizado con agua de azahar, limón, agua de rosas, cacao en polvo… ¡como más os gusten!

¿Cómo las conservo?

Lo mejor es tomarlas en el día, una vez hayan reposado un par de horas y se hayan enfriado. Por ejemplo, si las hacéis por la mañana, como postre para la comida estarán perfectas. Os recomiendo guardarlas en un tupper cerradas o una bandeja tapadas con film transparente.

Si os han sobrado y tenéis un lugar fresco donde guardarlas, podéis dejarlas allí. Y como última opción, también podemos ponerlas en la nevera.

¿Y si tengo algún tipo de intolerancia?

Si tienes algún tipo de intolerancia al gluten, lactosa, azúcar o huevo, no te preocupes tenemos otras alternativas estupendas:

  • Sin gluten: Puedes elaborar tu propio pan sin gluten con esta estupenda receta de pan para torrijas sin gluten
  • Sin azúcar: Utiliza tu edulcorante favorito para endulzar la leche y después pon stevia y canela para rebozar la torrija al salir del aceite.
  • Sin lactosa o dietas veganas: utiliza leche vegetal o leche sin lactosa para la infusión. ¡Estará igual de rica!
  • Sin huevo: Para las personas intolerantes al huevo os ofrecemos una alternativa para rebozar las rebanadas de pan antes de freírlas. Vamos a preparar una rebozado muy ligero similar al de la tempura mezclando 250 ml de agua muy fría con 5 cucharadita de harina normal de trigo, garbanzos o arroz.
Dulces de Semana Sant

Torrijas de haba tonka

¿Y si quiero hacerlas más ligeras?

La verdad es que una torrija es un postre calórico y, quizás por eso sea tan delicioso, así que si podéis permitíroslo os recomiendo al menos una vez al año hacer las torrijas con todo su aporte calórico, el resultado merecerá la pena. Pero si, por cualquier razón, queréis una versión más ligera podéis usar:

  • edulcorante
  • leche desnatada
  • hacerlas al varoma
  • hacerlas al horno
  • hacerlas a la plancha con un poquito de aceite o mantequilla

Aquí os dejamos nuestro recopilatorio con algunas de las mejores torrijas del blog

¡¡Esperamos que os haya gustado este recopilatorio!! Esperamos vuestras fotos por las redes sociales y que nos contéis cuál es vuestro truco o vuestra receta favorita de torrijas ¿con qué las bañáis después de freírlas? Y, sobre todo, aquí estamos para resolver cualquier duda que tengáis.

¡¡Gracias por seguirnos y por estar acompañándonos a tope en estos difíciles momentos a través de la cocina!! 🙂

Receta Thermomix Torrijas en Varoma

 


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.