Inicia sesión o regístrate y disfruta ThermoRecetas

Trucos de cocina que no hemos de olvidar de las abuelas

Trucos de cocina que no hemos de olvidar de las abuelas

Aunque la técnica siempre es la misma, siempre hay pequeñas connotaciones que hacen que ese plato quede perfecto. De ahí se deriva la cocina de las abuelas, toda la vida haciendo de la misma forma cualquier guiso o receta, pero cada vez más perfecto.

La cocina tiene innumerables trucos y secretos, conocer todos estos detalles ayudan y mucho a crear platos suculentos o platos de toda la vida. Es mucha la gente que llega a su edad adulta y crean sus platos a partir de precocinados. No han tenido la oportunidad de aprender algo tan básico e imprescindible, y si lo han hecho no se les ha podido transmitir esos pequeños trucos de toda la vida.

Trucos de cocina básicos y que nos transmiten las abuelas

Algunos pequeños trucos que nunca fallan son los del típico salero para que no se humedezca. Si siempre nos molesta no poder echar sal al volcar el salero tendremos que echar un puñadito pequeño de granos de arroz. El arroz absorberá la humedad y siempre estará la sal en su punto.

Si te gusta echar hierbas aromáticas en tu cocina, también podrás usar las hierbas frescas justo cuando estés calentando el aceite, de esta forma cogerá mucho más el sabor.

Para los malos olores en el frigorífico, siempre podremos echar mano a un truco infalible. En un pequeño cuenco podremos llenarlo de bicarbonato y colocarlo dentro del frigorífico, de esta forma absorberá todos los olores indeseables.

Trucos de cocina que no hemos de olvidar de las abuelas

Las legumbres

Las legumbres también tienen sus pequeños trucos para poder saber cocinarlas con mejor rigor. Para poder cocinar los garbanzos y que salgan muy blandos, es recomendable ponerlos a remojo 12 horas antes en agua. Si se prefiere se puede echar una cucharadita de bicarbonato. Te sorprenderá su resultado cuando les cocines.

Cuando estés cocinando las lentejas o alubias queda muy bien si al final de la cocción se le añade un chorrito o media cucharadita de vinagre. También puedes exprimir un poco de limón. Esto sirve para potenciar mucho más el sabor del plato, y además le dará un toque de acidez.

Si quieres que las legumbres no te produzcan gases puedes añadir a la cocción unos granos de comino. Otras personas prefieren asustar la cocción de las legumbres con un poco de agua fría mientras se cuecen, con una sola vez bastará, pero hay quien lo hace hasta tres veces.

Trucos de cocina que no hemos de olvidar de las abuelas

Las verduras

El problema de la cebolla a la hora de cocinarla trae muchos quebraderos de cabeza, sobre todo si es demasiado fuerte y nos hace llorar. Cogerla del frigorífico quitará mucho ese picor. Si la introduces en vinagre también reducirás su picor y si la dejas a remojo en agua conseguirás que la cebolla resulte mucho más digestible.

Huevos

La sal ayudará a cocinar los huevos. Por ejemplo, cuando vayas a cocerlo está bien echar una pizca de sal en el agua para que al final puedas pelarlos con más facilidad. De igual forma, añadir sal mientras se están friendo o añadir un poquito de harina, también ayudará a que el aceite no salpique mientras se están friendo.

A las abuelas les gusta echar un chorrito de agua en las tortillas de patata para que salgan mucho más jugosos y esponjosas. Y en los revueltos o tortillas francesas les gusta echar un poco de leche para que esté mucho más jugosa.

Las carnes

Para todos los asados grandes que puedas hacer en el horno, por ejemplo, una pierna de cordero, se puede inyectar en la carne y en varios puntos un poco de vino blanco o coñac. Su acabado será muy jugoso y excepcional.

Cuando estés friendo o haciendo una barbacoa no pretendas sazonar la carne con sal desde el principio. Hazlo al final, ya que hacerlo mucho antes conseguirás que la carne quede mucho más seca y sin jugos.

Cuando tengas que hacer morcilla y cortarla en rodajas, siempre será mejor que la pases por un poco de harina. De esta forma, cuando la eches en el aceite y la frías quedarán los medallones enteros y no se te desmenuzará.

Trucos de cocina que no hemos de olvidar de las abuelas

Verduras

Cuanto más color tengan las verduras y frutas, serán mucho más apetecibles. Para que las judías verdes te queden con un gran color y estén perfectas, al final de la cocción hay que pasarlas por un cuenco de agua fría y hielo y después escurrir.

Si tenemos que cocer coliflor, podemos disimular su olor echando en la cocción una cucharadita de leche o un trozo de limón en el agua de cocción. También admite echar un trozo de corteza de pan. Te sorprenderá cómo se reduce el olor.

Las patatas te pueden quedar perfectas cuando las vayas a freír. Córtalas finas y sumérgelas en un bol lleno de agua con hielo. Espera unos minutos a que cojan el frío, escúrrelas sobre un paño seco y échalas a freír sobre aceite caliente. Te encantará su acabado crujiente y perfecto.

Cuando tengas que cocer patatas grandes, puedes cocerlas un cuarto de hora en agua y después rematarlas en el horno durante 30 o 40 minutos. De esta forma quedarán cocidas y perfectas.

Si dominas el sabor de las paellas también tenemos un pequeño truco para hacer que los granos de arroz queden sueltos. Podremos echar un chorrito de zumo de limón y podrás observar cómo coge otro aspecto.


Descubre otras recetas de: Trucos

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.