Bizcocho sin molde

Esta especie de bizcocho sin molde es perfecto para el desayuno o la merienda (tenéis que probarlo mojado en leche) y para después de una comida de fiesta, con una copia de vino dulce.

Es una adaptación de un dulce tradicional de la región de Emilia Romaña: la ciambella romagnola. Y digo adaptación porque yo le he puesto anís y zumo de limón pero se suele hacer con leche o con un licor de la zona que se llama Sassolino.

Lo curioso es que la masa que obtenemos no se pone en un molde. La colocaremos directamente en la bandeja de horno que habremos engrasado y enaharinado previamente o cubierto con papel de horno. Le daremos forma con las manos mojadas, creando una especie de pan aplastado. Luego solo nos quedará espolvorear azúcar en la superficie y hornearlo.

Probadlo este fin de semana. Os va a encantar.

Bizcocho sin horno

Imprimir receta

Una receta tradicional de Emilia Romaña hecha con ingredientes que todos tenemos en casa. Fácil y muy rica.

  • Cocina: italiana
  • Tipo de receta: desayuno
  • Calorias: 380
  • Raciones: 12
  • Tiempo de cocinado:
  • Tiempo total:

Ingredientes

Para la masa:

  • 200 g de azúcar (100 y 100)
  • 500 g de harina de repostería (100 y 400)
  • 1 limón
  • 220 g de mantequilla
  • 3 huevos
  • 1 sobre de levadura de repostería tipo Royal
  • 55 g de licor de anís
  • 15 g de zumo de limón

Para decorar:

  • Azúcar blanquilla
  • Palitos de azúcar

Preparación

  1. Precalentamos el horno a 170º. Ponemos papel de horno en una bandeja de horno.

  2. Ponemos en el vaso 100 g de azúcar, 100 g de harina, la piel de un limón (solo la parte amarilla). Programamos 15 segundos, velocidad 10. Bajamos con la espátula lo que haya quedado en las paredes del vaso.

  3. Añadimos la mantequilla, los otros 100 g de azúcar y los huevos. Mezclamos programando 5 segundos, velocidad 5.

  4. Añadimos los otros 400 g de harina, la levadura, el licor y el zumo de limón. Programamos 30 segundos, velocidad 6.

  5. Ponemos nuestra masa en el centro de la bandeja, sobre el papel de horno. Nos mojamos las manos en agua y damos forma a la masa, formando una especie de pan aplastado.

  6. Espolvoreamos azúcar en la superficie y, si tenemos, también palitos de azúcar, como los que se ven en la foto.

  7. Horneamos durante 40 minutos aproximadamente a 170º (hasta que esté dorado). Lo sacamos del horno y lo dejamos enfriar.

  8. Lo servimos cortado en rebanadas (lo mejor para hacerlas es utilizar un cuchillo de sierra).

Más información – Roscos de anís y canela


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.