Lomos de salmón con glaseado de naranja y jengibre

Exótica, sabrosa, sana y deliciosa ¿qué más se le puede pedir a una receta? Todo esto tiene nuestra receta de hoy: lomos de salmón con glaseado de naranja y jengibre. Salimos del clásico lomo de salmón al vapor o a la plancha para introducirnos en un mundo de sabores único. Os animo a probarlo, porque el glaseado que vamos a preparar con ajo, jengibre, miel y zumo de naranja es espectacular y combina a la perfección con el salmón. ¡Ya veréis!

Si tenéis tiempo os recomiendo dejar macerar un ratito el salmón con el glaseado, como 2 horas. Si no, pues lo ponéis directamente y lo cocináis al momento. Como acompañamiento hemos preparado unas patatas laminadas con sal y pimienta, muy sencillas y ligeras. ¿Vamos allá?

Lomos de salmón con glaseado de naranja y jengibre

Imprimir receta

Exótica, sabrosa, sana y deliciosa ¿qué más se le puede pedir a una receta? Todo esto tiene nuestra receta de hoy: lomos de salmón con glaseado de naranja y jengibre. Salimos del clásico lomo de salmón al vapor o a la plancha para introducirnos en un mundo de sabores único. Os animo a probarlo, porque el glaseado que vamos a preparar con ajo, jengibre, miel y zumo de naranja es espectacular y combina a la perfección con el salmón.

Irene Arcas

  • Tipo de receta: pescados
  • Calorias: 350
  • Raciones: 4
  • Tiempo de preparado:
  • Tiempo de cocinado:
  • Tiempo total:

Ingredientes

  • 2 patatas medianas peladas y cortadas en láminas como para tortilla
  • 4 lomos de salmón con piel y sin espinas (de unos 150 g d cada uno)
  • 60 g de zumo de naranja
  • 8 cucharadas soperas de miel
  • 4 rodajas de 1 cm de grosor de jengibre sin piel
  • 3 dientes de ajo
  • 50 g de aceite de girasol
  • 2 cucharadas soperas de salsa teriyaki (se puede sustituir por salsa de soja)
  • sal
  • pimienta

Preparación

  1. Salpimentamos las patatas y las colocamos bien repartidas dentro del cestillo. Reservamos. (Este paso no lo haremos todavía si podemos dejar macerando el pescado con antelación).

    Preparamos el varoma con una lámina de papel de horno. Salpimentamos bien el salmón y lo colocamos con la piel hacia abajo sobre la bandeja varoma. Reservamos.

  2. En el vaso ponemos el aceite, el jengibre y el ajo. Troceamos 5 segundos, velocidad 7. Bajamos los restos de las paredes y repetimos la operación 2 veces más. Programamos 5 minutos, temperatura 120º, velocidad cuchara. 

  3. Añadimos el zumo de naranja, la miel y la salsa teriyaki. Cocinamos 4 minutos, temperatura 100º, velocidad 2. Seguidamente programamos 2 minutos, temperatura varoma, velocidad 2. Debe quedar una salsita espesa (que seguirá espesando cuando se enfríe un poco), si está demasiado líquida debemos ponerla un minuto más, temperatura varoma, velocidad 4.

    Retiramos el glaseado a un vaso y lavamos rápido el vaso (para que no se seque el glaseado). Pintamos y cubrimos el salmón con este glaseado. Si podemos, lo dejamos macerar 2 horas (si es así, ahora haríamos el paso 1 de colocar las patatas laminadas en el cestillo).

     

  4. Agregamos el vaso agua con una cucharadita de sal. Colocamos dentro el cestillo con las patatas. Cerramos el vaso y colocamos encima el varoma. Programamos 16 minutos, temperatura varoma, velocidad 3. 

    Servimos los lomos acompañados de las patatas ¡listo!

¿Quieres sacar el máximo partido a Thermomix?
Descarga nuestro libro de recetas Express o hazte con los mejores accesorios para tu Thermomix. Cocinar bien nunca fue tan sencillo.
Libro de recetasAccesorios ThermomixCursos en vídeo

Guarda esta receta

2 comentarios, deja el tuyo

  1.   Jose Carlos dijo

    Hola. Se puede sustituir las rodajas de jengibre por otro ya molido? Cual seria la cantidad?

    1.    Irene Arcas dijo

      Hola Jose Carlos, aunque no es exactamente lo mismo porque el jengibre fresco le aporta un sabor muy especial, pero podrías sustituirlo por el jengibre en polvo. Yo le echaría una cucharadita tamaño café rasa.

      Si te gusta el jengibre, te recomiendo que lo compres fresco porque puedes congelarlo. Yo compro la raíz (que hoy en día lo puedes comprar en cualquier frutería y también en las fruterías de los grandes supermercados), lo pelas con una cuchara o un cuchillo y lo cortas en rodajas gruesas. Lo metes en una bolsa zip y al congelador. Después tan solo tendrás que sacarlo unos 30 minutos antes de cocinar o, en recetas como la de hoy, lo pones directamente congelado.

      ¡Espero haberte ayudado! Gracias por escribirnos y seguirnos. 🙂

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.