Sal de apio casera

Ya sabéis que soy fan incondicional de preparar en casa todo cuanto pueda. La gran mayoría de las veces son recetas fáciles y su resultado es tan bueno que no tienen parangón con las compradas. La sal de apio casera de hoy es uno de esos ejemplos…¡no os podéis imaginar que fragancia tiene!

Esta costumbre de hacerlo yo misma en casa no sé si es una buena costumbre o una manía y me ha llevado a compartir con vosotros una serie de sales perfumadas fáciles de hacer, con ingredientes naturales y que podemos usar con toda tranquilidad.

La sal de apio casera podemos usarla en nuestros sopas, cremas, guisos y estofados aunque, sin duda, hará que nuestros Bloody Mary tengan mucha más personalidad.

Es una buena idea como regalo gourmet porque se conserva bien durante semanas. Aunque es cierto que según va pasando el tiempo pierde su aroma y su color se torna más oscuro pero en ningún caso se pondrá malo porque lleva mucha sal y esta es un buen conservante.

Sal de apio casera
Esta sal de apio casera posee un aroma increíble. Perfecta para usar en guisos, sopas o cócteles.
Autor:
Tipo de receta: Verduras
Tiempo de preparación: 
Tiempo de cocinado: 
Tiempo total: 
Ingredientes
  • Un manojo de apio con hojas
  • Sal Maldon o en escamas
Preparación
  1. Deshojamos las pencas de apio desechando los tallos tanto los grandes como los pequeños.
  2. Lavamos bien las hojas, las secamos con papel de cocina intentando que no quede nada de agua.
  3. Las ponemos en una bandeja del horno a 160º con calor arriba y abajo y las secamos durante 10 minutos. Pasados los primeros 5 minutos podemos moverlas para que se sequen bien por todos los lados.
  4. Una vez terminado el tiempo retiramos la bandeja del horno. Veremos que las hojas están crujientes y que han perdido volumen.
  5. Ahora es el momento de medir ese volumen para después añadir la misma cantidad de sal. Para ello ponemos todas las hojas deshidratadas en un vaso, taza o cuenco (no hace falta que sea una taza medidora). Nos fijamos bien hasta donde llega el volumen. Las pasamos al vaso de la Thermomix y llenamos el mismo recipiente con sal hasta donde llegaban las hojas de apio. Ponemos la sal también en el vaso.
  6. Para mezclar y triturar programamos 15 segundos, velocidad 3. Veremos que la sal en escamas se ha pulverizado ligeramente. A partir de aquí podemos darle la textura que queramos prolongando el tiempo unos segundos más.
  7. Ya está listo para usar nuestra sal de apio casera.
Información nutricional por ración
Calorías: 10

Más información – Sal de setas casera /  Bloody Mary

Adapta esta receta a tu modelo de Thermomix

¿Quieres sacar el máximo partido a Thermomix?
Descarga nuestro libro de recetas Express o hazte con los mejores accesorios para tu Thermomix. Cocinar bien nunca fue tan sencillo.
Libro de recetasAccesorios ThermomixCursos en vídeo

Un comentario

  1. La aré me encanta el apio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Valora esta receta: