Pasta con bechamel de espinacas

No os lo vais a creer pero esta pasta con bechamel de espinacas es la favorita de mi hija pequeña. ¡Le encanta! Y es curioso porque, por el color, nadie diría que pudiera ser atractiva para una niña de casi dos años… Por suerte, estos peques no dejan de sorprendernos.

Comparto esta receta con vosotros porque ahora es cuando encontramos las espinacas en su mejor momento y a mejor precio, al menos en mi zona. Con ellas podemos hacer una gran variedad de platos: sopas, arroces… o tomarlas crudas, en ensalada.

Es bueno recordar que se desaconseja esta verdura a bebés menores de un año por su alto contenido en nitratos (como todas las hortalizas de hoja verde). Y si el peque tiene entre 1 y 3 añitos lo mejor es no darle más de una ración al día por ese mismo motivo.

Pasta con bechamel de espinacas
La bechamel de espinacas se prepara en Thermomix de una manera sencillísima. En este caso la hacemos con espinacas frescas y nos servirá para preparar un plato de pasta muy rico que gusta incluso a los más pequeños.
Autor:
Cocina: Tradicional
Tipo de receta: Verduras
Raciones: 4
Tiempo de preparación: 
Tiempo de cocinado: 
Tiempo total: 
Ingredientes
  • 320 g de pasta
  • 30 g de aceite de oliva virgen extra
  • 1 diente de ajo
  • 330 g de de espinacas frescas
  • 50 g de harina
  • 500 g de leche
  • Nuez moscada
  • Sal
  • Queso rallado
Preparación
  1. Si no tenemos queso rallado empezamos la receta rallándolo con unos golpes de turbo. Sacamos y reservamos.
  2. Sin lavar el vaso, ponemos el aceite y los ajos. Programamos 3 minutos, temperatura varoma, velocidad 3½. Bajamos con la espátula lo que haya quedado en las paredes del vaso.
  3. A continuación tenemos que echar las espinacas con la máquina en movimiento. Para ello programamos 5 minutos, giro a la izquierda, velocidad cuchara y vamos introduciendo las espinacas por el bocal.
  4. Acabado el tiempo añadimos la harina y programamos 1 minuto, 100º, velocidad 2½. Incorporamos la leche y la nuez moscada y programamos 7 minutos, 100º, velocidad ½.
  5. Para cocer la pasta, ponemos en el fuego una cacerola con agua. Salamos el agua cuando empiece a hervir y echamos nuestra pasta. Seguimos las indicaciones del fabricante para saber el tiempo de cocción.
  6. Mezclamos nuestra bechamel con la pasta recién cocida y lo ponemos en una fuente para horno. Ponemos el queso rallado en la superficie y lo gratinamos. En unos minutos, cuando veamos que empieza a dorarse el queso, tendremos nuestro plato listo para llevarlo a la mesa.
  7. Estará muy caliente así que, sobre todo si es para los peques, dejad que repose un poquito.
Información nutricional por ración
Calorías: 330

Más información – Sopa de espinacas con puerro y leche de coco, Risotto de espinacas y setas

¿Quieres sacar el máximo partido a Thermomix?
Descarga nuestro libro de recetas Express o hazte con los mejores accesorios para tu Thermomix. Cocinar bien nunca fue tan sencillo.
Libro de recetasAccesorios ThermomixCursos en vídeo

8 comentarios

  1. No se trituran en ningún momento las espinacas?

    1.    Ascen Jiménez dijo

      Hola Mónica,
      Se trituran sin darnos cuenta, al hacer la bechamel.
      Un abrazo!

    2.    Montse dijo

      Hola Mónica,

      En el paso 4 has sacado el giro a la izquierda?
      Si sigues la receta, verás que al final queda desmenuzada.
      Yo he tenido problemas en la trituración del ajo que una parte me ha quedado demasiado entero haciéndolo del modo que explica la receta. Y he encontrado un poco dulzona la bechamel, al no echarle sal; pero esto tiene fácil solución. Lo que me ha sorprendido es que el punto 3 no pone temperatura, pero no queda nada mal al final y se trata de una manera fácil de comer pasta con verdura.

      1.    Ascen Jiménez dijo

        Gracias Montse!

  2.   Manuel Benito dijo

    Me encanta esta receta porque la verdura va completamente en crudo,asi la verdura conserva todas sus vitaminas

    1.    Ascen Jiménez dijo

      Gracias Manuel,
      Se acaban cocinando un poco al preparar la bechamel pero es cierto que “sufren” mucho menos que si las cocemos y/o rehogamos…
      Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Valora esta receta: