Inicia sesión o regístrate y disfruta ThermoRecetas

Lasaña de calabaza y espinacas

Esta lasaña de calabaza y espinacas es un plato completo para disfrutar de las verduras, de la cremosidad de la bechamel y el toque crujiente de las semillas.

Las lasañas al igual que los canelones son platos laboriosos pero son fáciles de preparar. El secreto está en ser organizado para elaborar todas las partes. Después, el montaje, es muy sencillo y se hace muy rápido.

Lo que más me gustan de las lasañas es que se pueden hacer con antelación y que se pueden congelar. Por eso, cuando me pongo, no hago solo una lasaña y siempre hago más raciones para tenerlas listas.

Lasaña de calabaza y espinacas

Imprimir receta

Un plato completo para disfrutar de las verduras y de la cremosidad de la bechamel.

  • Mayra Fernández Joglar
  • Tipo de receta: pasta
  • Calorias: 500
  • Raciones: 4
  • Tiempo de preparado:
  • Tiempo de cocinado:
  • Tiempo total:

Ingredientes

  • 10 láminas de lasañas (sin gluten)
  • 400 g de calabaza
  • 200 g de cebolla
  • 1 diente de ajo
  • 30 g de aceite de oliva
  • 250 g de espinacas frescas
  • 40 g de uvas pasas
  • 40 g de pipas de calabaza
  • 300 g de bechamel sin gluten
  • 4 cucharadas de queso rallado

Preparación

  1. Comenzamos por las láminas de calabaza. Ponemos en el vaso medio litro de agua y lo calentamos durante 5 minutos, 100º, velocidad cuchara. Mientras, pelamos la calabaza y la laminamos, con ayuda de una mandolina, en láminas de 1 cm aproximadamente. Las colocamos en la bandeja del varoma.

  2. Cuando el agua ya esté caliente, colocamos el varoma en su posición y programamos 30 minutos, temperatura varoma, velocidad 2.

  3. Aprovechamos para preparar las placas de pasta siguiendo las indicaciones del fabricante. Una vez que estén listas las colocamos sobre un paño de cocina limpio para evitar un exceso de humedad.

  4. Terminado el tiempo, retiramos el varoma y desechamos el agua. Sin lavar el vaso ponemos el ajo pelado y las cebollas también peladas y troceadas en grande. Las picamos durante 5 segundos, velocidad 5. Bajamos los trocitos hacia las cuchillas. Vertemos el aceite y pochamos durante 12 minutos, 120º, velocidad 1.

  5. Retiramos la mitad de la cebolla a un cuenco y añadimos casi todas las pipas de calabaza, reservando un puñado para la decoración final. Salpimentamos, removemos con una cuchara y reservamos.

  6. A la cebolla que tenemos en el vaso, le añadimos las espinacas lavadas y secas. Salpimentamos y programamos 5 minutos, temperatura varoma, giro a la izquierda y velocidad cuchara.

  7. Finalizado el tiempo, añadimos las uvas pasas y 4 o 5 cucharadas generosas de bechamel.

  8. Mientras montamos la lasaña, precalentamos el horno a 200º.

  9. En una fuente amplia, ponemos un par de cucharadas de bechamel en el fondo y colocamos 2 láminas de pasta, una al lado de la otra.

  10. Montamos el resto de la lasaña alternando capas. Yo he colocado las láminas de calabaza cocida con la cebolla con pipas, láminas de pasta, mezcla de espinacas con bechamel y uvas pasas y vuelta a empezar con las placas de pasta, láminas de calabaza, placas de pasta, mezcla de espinacas y he terminado con las placas de pasta.

  11. Cubrimos bien con la bechamel y el queso rallado. Horneamos unos 4 o 5 minutos hasta que la superficie esté dorada.

  12. Retiramos y repartimos las pipas de calabaza que nos quedan. Servimos enseguida.

¿Quieres saber más cosas sobre esta lasaña de calabaza y espinacas?

La primera vez que hice esta lasaña la calabaza la puse en cubos y el montaje me costó bastante para mantenerlo en equilibrio. Así que, desde aquella, la calabaza la hago en láminas que es mucho más simple y rápido de montar.

Suelo comprar calabaza violín de esas que ya vienen a la mitad. Para que las láminas me queden lo más iguales posibles lo que hago es retirar la parte de calabaza que tiene el hueco de las semillas y me quedo con la parte del “cuello” que es un bloque más homogéneo.´

Una vez pelado, uso la mandolina para hacer las láminas todas del mismo grosor. Las coloco en el varoma y ya están listas para cocer al vapor.

Te recomiendo que en paso 1 aproveches para cocinar por niveles y hacer en el vaso una crema o una sopa en el vaso. Así, a la vez que cueces la calabaza, tendrás lista otra receta.

Para que esta lasaña sea apta para celíacos no solo has de usar láminas libre de gluten, también has de preparar la bechamel con ingredientes aptos. Es muy sencillo porque puedes usar harina de arroz mezclada con maicena.

Además, es apta para vegetarianos porque, si te das cuenta, no lleva carne.

Para evitar que esta lasaña sea sosa y aburrida la hemos enriquecido con uvas pasas y pipas o semillas de calabaza que le dan ese punto alegre y divertido que encontrarás en cada bocado.

Es una receta completa y calórica así que sírvela con una buena ensalada de hojas crudas y tendrás la comida perfecta para toda la familia.

Como te comentaba al principio, esta receta se puede hacer con antelación. En este caso, deja el gratinado para el momento en que la vayas a servir.

También se puede congelar. Lo mejor es hacerlo por raciones porque después es más fácil usarla.

Más información – Crema de coliflor y garbanzos / Sopa de lentejas y verduras

Adapta esta receta a tu modelo de Thermomix


Guarda esta receta

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.