Inicia sesión o regístrate y disfruta ThermoRecetas

Bechamel de avena, vegana y sin gluten

Esta bechamel de avena, vegana y sin gluten tiene la textura perfecta para cubrir lasañas, canelones o para preparar ricas recetas.

Además tiene más sabor que la bechamel normal y aportará a tus platos unas ligeras notas a cereal.

Aunque esta receta esté hecha, únicamente, con ingredientes de origen vegetal no notarás la diferencia en su elaboración porque es tan sencilla como la receta tradicional.

¿Quieres saber más cosas sobre la bechamel de avena, vegana y sin gluten?

Lo primero que tienes que saber es que para hacer una bechamel necesitas una grasa, una harina y un líquido. En esta receta hemos optado por aceite de coco, harina y leche de avena.

Como ya te he comentado, todo los ingredientes son de origen vegetal, así que esta salsa es ideal si llevas una dieta vegana, vegetariana, sin lactosa o libre de la proteína de la vaca.

Además es sin gluten y apta para celíacos e intolerantes al gluten. Eso sí, tendrás que verificar que todos los ingredientes sean aptos y no tengan trazas o similar.

El aceite de coco tiene que ser desodorizado, es decir, no tiene nada de sabor. Así la bechamel se mantiene con un sabor más neutro.

Y tanto el aceite como la leche han de estar a temperatura ambiente. Si la leche estuviera en la nevera le tendrás que añadir unos minutos más al tiempo de preparación.

Esta receta también la puedes hacer con otra leche o bebida vegetal. Te recomiendo aquellas que tengan bastante cuerpo como la leche de almendras.

Con estas cantidades tendrás aproximadamente unos 450 gramos de producto final. Así que es ideal para napar verduras, lasañas, canelones o cualquier otra receta.

La textura que se utiliza para napar es densa pero fluida, así que si estás pensando en utilizar esta receta para preparar croquetas te recomiendo que la espeses un poco más. De lo contrario, no podrás darles forma porque la masa te quedará con poca consistencia.

Lo ideal es utilizarla recién hecha porque, en caliente, es más fluida y se trabaja mejor. Aunque si te ha sobrado un poco, se puede conservar en la nevera un par de días.

Para reutilizar la bechamel que te haya sobrado, nada como preparar recetas sencillas. Así además de ahorrar, disfrutarás con platos ricos.

Importante: Hay algunas personas que además de su intolerancia o alergia al gluten han desarrollado una intolerancia a la avena y no pueden consumir este ingrediente. Si este es tu caso, esta receta no es apta para ti.

Más información – Receta básica: bechamel / Leche de avena / Leche de almendras / Cocois de jamón y queso/

Adapta esta receta a tu modelo de Thermomix


Guarda esta receta

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.